Peugeot

0
173
Prototipo Peugeot
Autovidal
autovidal

A día de hoy, Peugeot es una marca mundialmente conocida y el segundo constructor europeo de automóviles. Como casi todas las marcas, los inicios de Peugeot, que lanzó al mercado su primer automóvil en 1890, no fueron fáciles ni ajenos a obstáculos.

Los comienzos de Peugeot

Los inicios de la marca se iniciaron bastantes años atrás, allá por 1820, cuando el cabeza de familia, Jean-Pierre Peugeot y sus dos hijos se asociaron con Jacques Maillard-Salins, que pertenecía a una familia de relojeros con la idea de abrir una nueva vía de negocio: la fabricación de sierras, que mantuvieron con diversos altibajos, con la incorporación y posterior salida de diversos socios capitalistas, pero siempre bajo la dirección de alguien de la familia Peugeot. En 1896, con Armand Peugeot, a la cabeza del negocio familiar, la marca comienza la producción de bicicletas. Cuatro años más tarde y con la colaboración de Gottlieb Daimleren, lanzan al mercado el primer automóvil de la marca: el Type 4, un coche que contaba con capacidad para cuatro adultos y que alcanzaba los 18 km/h.

Con el fin de resolver ciertas discrepancias sobre la política de la empresa, Eugéne Peugeot, primo de Armand, se quedó con la producción de herramientas, máquinas de coser, molinillos de café, saleros y pimenteros de la empresa familiar y Armand fundó en 1.901 la Sociedad de Automóviles y Bicicletas Peugeot. Ambos se comprometieron a no hacerse la competencia, es decir, Armand no podía fabricar herramientas ni máquinas de coser y viceversa.

Primer coche Peugeot

En 1904 lanzan el BeBe, un pequeño vehículo de 2,7 metros y dos plazas que alcanzaba los 40 km/h gracias a su motor monocilíndrico.

En 1905, los herederos de Eugéne decidieron dar por extinguido el pacto y lanzaron su propia marca de automóviles: Lion-Peugeot. Este hecho ocasionó un enfrentamiento entre ambas partes de la familia que se resuelve en 1910 con la creación de una nueva empresa: la Sociedad de Automóviles y Bicicletas Peugeot. Poco después y dentro de esa misma década, Peugeot aterriza en España con tres concesionarios: uno en Madrid, otro en Andalucía y otro en el norte de España.

El año 1912 fue muy importante para la marca francesa y además por varios motivos: se presentó oficialmente en el Salón Internacional del Automóvil de París la segunda generación del BeBe León, diseñado por Bugatti y propulsado por un motor de 855 cc y capaz de alcanzar los 66 km/h. Por otra parte, se inaugura la fábrica de Sochaux, elemento clave para el posterior desarrollo industrial de Peugeot. Armand, que era una persona con gran poder de innovación, desarrolló brillantes soluciones que los constructores actuales siguen utilizando todavía: el doble árbol de levas a la cabeza y las cuatro válvulas por cilindro, por ejemplo.

Peugeot BeBe 1912

Guerra y posguerra: época de oportunidades

Armand Peugeot fallece en 1915, cuando la firma estaba volcada en la producción de camiones militares para el ejército francés, en plena Guerra Mundial.

Finalizada la guerra, la empresa tuvo que reestructurar la empresa, separando sus divisiones de automóviles y bicicletas. En 1920 se presentó en el Salón de Ginebra el Quadrilette, que resultó un éxito de ventas. Gracias a este modelo, Peugeot se hizo tremendamente popular.

Más tarde, durante los años 30, comenzó una serie de modelos bautizados con series de tres dígitos. El primero con una denominación así fue el 201, lanzado en 1931, lo hizo así porque en su fase de desarrollo el proyecto recibió el código 201. Le siguió el 301, una versión del 201 más grande y más potente.

En 1934, en el Salón de París, se presentó el Peugeot 401 Eclipse, siendo el primer modelo descapotable convertible del mundo. La tecnología Eclipse llamó la atención de todos al poder ser capaz de correr la capota de lona de forma completamente eléctrica, un avance tecnológico realmente asombroso para la época.

Finalizada la 2ª Guerra Mundial, Peugeot lanza el modelo 203, una elegante berlina que fue todo un éxito de ventas, siendo el primer Peugeot en superar el millón de unidades vendidas y piedra angular de la empresa, que había recuperado el símbolo del león rampante como imagen de marca.

En 1955 ve la luz el Peugeot 403, diseñado por Pinifarina y capaz de alcanzar los 135 km/h de velocidad máxima.

Los felices años 60

Ya en la década de los 60, la marca francesa lanzó al mercado el 404, con un motor de 1.6 litros y 72 CV. Un año más tarde, en 1961 ve la luz el Peugeot 204, un modelo icónico en su época. Fue uno de los primeros coches en incorporar frenos de disco en las ruedas delanteras y suspensión independiente en las cuatro ruedas. Ese mismo año la familia Peugeot constituye Peugeot S.A, creada para controlar a todas las empresas del grupo Peugeot.

En 1966 la familia aumenta del modelo 204, incorporándose la versión cupé y la versión cabrio. Un año más tarde llegaría también una versión con motor diésel. El modelo 204 resultó ser un enorme éxito de ventas, situándose a la cabeza de las mismas en Francia durante un par de años.

Durante la década de los 70 Peugeot ya era uno de los mayores fabricantes de coches de Europa, y con el fin de continuar con este crecimiento, Peugeot se asocia con Citroën, naciendo así PSA-Peugeot Citroën. Al año siguiente, el grupo PSA adquirió la mayor parte de las filiales europeas de Chrysler. Durante esta década la marca francesa lanzó los Peugeot 104, 305, 505 y 604.

Los años 80 y el Peugeot 205, su mayor éxito hasta la fecha

Ya en los 80, Peugeot lanza el que sería otro de sus coches más importantes, el 205. Este modelo arrasó en número de ventas, convirtiéndose en una especie de filón para la marca francesa. Vio la luz en 1983 y en solo 2 años ya había superado el 1.000.000 de unidades vendidas. Las versiones diésel eran legendarias por su fiabilidad y economía, y el lanzamiento del 205

GTI en 1984 terminó de consolidar este modelo como uno de los referentes de su época. Esta versión se alzó con el pódium en las ediciones de 1987 y 1988 del París Dakar. Fue tal éxito conseguido por el 205 que su producción se mantuvo nada más y nada menos que durante 15 años, vendiéndose más de 5 millones de unidades.

El Peugeot 205 GTI fue uno de los máximos exponentes de los deportivos compactos durante los 80 y 90

Llega el número 6 a la gama Peugeot

Durante la década de los 90 Peugeot incorpora el número 6 en la denominación de sus coches, saliendo al mercado los Peugeot 106, 206, 306 y 406. El 306 salió para competir con el emergente segmento de los compactos, segmento en que otras marcas estaban desarrollando modelos con un éxito notorio.

El 206 tuvo la enorme responsabilidad de sustituir al mítico 205, el mayor éxito de ventas de la marca hasta la fecha. Al igual que con sus antecesores, tanto el 306 como el 406 tuvieron sus respectivas versiones deportivas que fueron también un éxito comercial. También las mecánicas diésel tuvieron una gran aceptación, fruto de la excelente fama de la que ya gozaban sus antecesores.

Actualidad y curiosidades

Y ya en la actualidad, Peugeot destaca por haber realizado en los últimos años un profundo e impactante cambio de imagen a todo sus modelos, con unas calidades y diseño más propias de coches premium que de un generalista. Esta trayectoria de profunda renovación viene también de la mano de la incorporación de modelos eléctricos (e-208, e-2008 y e-Traveller), así como de la reciente compra de Opel por parte del Grupo PSA, que se convierte en uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo.

Como curiosidad, comentar que Peugeot en la actualidad sigue fabricando saleros y pimenteros muy apreciados en la gastronomía profesional. Además, con el trabajo del Peugeot Design Lab, la marca gala también firma pianos, yates y más.

Peugeot se vanagloria también de ser la única marca que fabrica y vende vehículos de 2, 3 y 4 ruedas: las conocidas bicicletas y motos Peugeot por un lado, y la «moto» de 3 ruedas Peugeot Metropolis por otro, un concepto revolucionario que a pesar de los escépticos, ha ido ganando adeptos con el paso del tiempo. El ADN deportivo de la marca del león esta más vivo que nunca.

autovidal marzo